Buscar este blog

Cargando...

martes, 23 de octubre de 2012

Crucero Sol de Medianoche - Hellesylt-Geiranger

Hoy repetíamos escala de nuestro anterior crucero: Hellesylt-Geiranger, pero nos apetecía muchísimo porque nos quedaron muchas cosas por ver. En el anterior crucero disfrutamos de una excursión desde Hellesylt hasta Geiranger con parada en el glaciar de Briskdal. En esta ocasión sólo visitaríamos Geiranger, ya que en Hellesylt sólo podías bajar si tenías excursión contratada con Costa (cosa que aún dudo ya que este año han hecho un puerto y el barco atraca, no se llega con tender).
El día amaneció muy nublado y nos temíamos que nuestra excursión se viese empañada por la niebla.



Llegamos puntualmente a Hellesylt, donde aprovechamos para hacer unas fotos a las maravillosas (aunque nubladas) vistas.




Una vez desembarcado el pasaje con excursión larga (de Hellesylt a Geiranger) procedimos a continuar nuestra travesía por el fiordo para llegar a Geiranger,



no sin antes disfrutar de las más famosas cascadas:
El pretendiente:



Las 7 hermanas:


A nuestro regreso por el fiordo las volveríamos a contemplar (aunque con bastante menos agua que en nuestro anterior viaje).

Llegamos a Geiranger dónde teníamos contratada una excursión con Geiranger Taxi para realizar una ruta hasta el Dalsnibba y recorrer la carretera de las águilas.

La subida hasta el Dalsnibba transcurre por una carretera llena de curvas, hasta ascender a los 1500 metros de la cima. La verdad es que aquí no tuvimos mucha suerte y la niebla no nos dejó disfrutar de los paisajes (que sí disfrutamos hace dos años). Eso sí, muchos se entretuvieron con la nieve que rodeaba la zona.



De bajada paramos para admirar el lago Djuspvatn, con su extraordinario color azul intenso, una de las imágenes que más nos gustaron, ese contraste de colores. En nuestro anterior viaje no pudimos admirarlo ya que estaba totalmente cubierto por nieve.


Continuamos descendiendo para llegar al más famoso mirador de todo Noruega (o casi): el Flydalsjuvet. Mil fotos haríamos desde aquí, y a cuál de ellas nos gusta más ¡Menos mal que la cámara es digital y no de carrete!




De aquí, nos dirigimos a la Carretera del Águila, una sinuosa carretera con 11 curvas cerradas. En la última, ørnesvingen, hay un mirador para poder ver el fiordo. Cuando subimos había mucha niebla, pero con un poco de paciencia pudimos ver todo el paisaje, ya que la niebla se iba desplazando. 
A un lado veremos Geiranger y el Deliziosa:




Al otro lado la cascada de las 7 hermanas:






Después de acabar el recorrido, nos dirigimos al Deliziosa para tomar algo calentito antes de volver a disfrutar de la navegación por el fiordo de Geiranger. 




Además, durante la salida del fiordo, por los altavoces fueron dando información sobre el fiordo y sobre las leyendas que hablan de las cascadas. En este trayecto nuestro balcón nos dejaba admirar el Pretendiente (a la entrada fueron las 7 hermanas):




Había sido un día completísimo, menos mal que el siguiente sería de navegación.

2 comentarios:

  1. Yo no puedo pasar por tu blog!
    Qué envidia!!!
    :-)) Me alegro que disfrutárais en el crucero.
    Bsotes wapa
    Sonia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El crucero fue estupendo, además todo acompaño, no salió nada mal. Así da gusto viajar.

      Eliminar